El Tribunal Supremo de Francia declara válida nuevamente una cláusula contractual que repercute al comprador el coste del derecho de participación

es_ESSpanish